Chiang Mai: Conoce la ciudad de los elefantes en Tailandia

Desde Bangkok, viajamos al norte de Tailandia hacia la provincia de Chiang Mai, la ciudad más poblada en el norte de Tailandia. Chiang Mai nos recibió con mal clima, pero a esas alturas ya estábamos acostumbrados al cambio repentino entre lluvia y sol, típico de Asia, por lo que no nos afectó mucho.

Chiang Mai es conocido por sus más de 300 templos budistas. Pero nosotros íbamos con otro principal objetivo, conocer el santuario de elefantes Elephant’s Nature Park.

Al llegar, me pareció una ciudad linda, bastante tranquila en comparación a Bangkok y muy fácil de recorrerla a pie. Un tanto antigua y llena de pequeños mercados, cafés y restaurantes.

Como ya llevábamos unos meses viajando por Asia, nos habíamos dado cuenta que siempre se encontraba la mejor comida en los restaurantes más locales o lo que en Chile le llamaríamos “picadas”, sin lugar a dudas donde encuentras gente local comiendo, la comida es mejor, por lo que recorrimos un poco la ciudad y comimos por ahí.

Tailandia fue sin duda uno de los países que más me gustó de Asia, la amabilidad de su gente, su cultura, sus playas y su comida hacen que uno siempre quiera volver.

Fuimos rumbo al Elephant’s Nature Park y fue toda una experiencia visitarlo. Este santuario, principalmente de elefantes, rescata a animales que han sido sacados de su habitat natural para poder ser “domesticados” por el hombre.

El proceso de domesticación en un animal de este tamaño no es tan fácil, por lo que los amaestradores deben maltratar al animal para que éste haga lo que él quiera, ya sea para montarlo, hacer trabajo pesado, hacer shows turísticos, entre otras labores.

Uno de los principales métodos de domesticación o adiestramiento es hacer pasar al animal meses encadenado de las patas, sin poder moverse, también hacerles heridas en las orejas, ya que es su parte más sensible y el elefante accede con más facilidad. Muchos de ellos en este proceso tan cruel desarrollan enfermedades y lesiones, por lo que es imposible que vuelvan a su habitat natural.

Aquí es cuando el santuario interviene y rescata a estos animales para poder cuidar de ellos. Aquí los animales están en un gran espacio donde pueden caminar, comer y jugar. Y la experiencia se basa en conocer el proceso y ayudar a alimentarlos.

Muchos de ellos tenían problemas severos, algunos les faltaba una oreja, muchos estaban con las orejas totalmente rotas, otros lesionados de una pata o con tumores, incluso habían algunos que estaban ciegos.

Ver a los elefantes desde tan cerca e incluso tener la oportunidad de tocarlos y acariciarlos fue una experiencia única e inolvidable.

Espero que les haya gustado el post sobre Chiang Mai, una ciudad que sin duda hay que visitar.

En un próximo post les hablaré de Chiang Rai, una ciudad a 3 horas de Chiang Mai, donde están algunos de los templos más lindos de Tailandia.

¡Que tengas una linda semana!

Gracias por leer ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s