ROADTRIP: Recorriendo la isla sur de Nueva Zelanda (segunda parte)

Hola! Me gustaría agradecerles por cada una de sus visitas, porque no saben cuanto me motivan a seguir escribiendo y a seguir compartiendo con ustedes todos los lugares que he tenido la suerte de conocer, así como los mejores tips a la hora de viajar. Veo que cada día el blog tiene más visitas y eso me pone muy contenta.

En el post de hoy me gustaría continuar con la segunda parte de nuestro roadtrip a la isla sur de Nueva Zelanda. Si te perdiste la primera parte de éste post, no te preocupes, te dejo el link justo AQUÍ!

Llegamos a Wanaka a 1 hora aproximadamente de las Blue pools y como era tarde, decidimos pasar la noche ahí. El camino antes de llegar al pueblo es precioso, si bien está lleno de curvas, todo el tiempo vas bordeando el lago y las montañas se ven de fondo.

Wanaka es sin lugar a dudas uno de los lugares más encantadores de la isla sur. La ciudad tiene un lago con el mismo nombre y se encuentra rodeado de montañas que durante el periodo de invierno quedan completamente cubiertas de nieve.

En el lago hay un arbol que está dentro del agua y es uno de los lugares más fotografiados de todo Nueva Zelanda.

Llegamos tarde al pueblo, por lo que todos los Holidays Park estaban llenos. Los holidays park son campings privados que generalmente cuentan con todas las comodidades para el viajero. Desde baños con agua caliente, hasta una cocina común donde puedes cocinar, a veces también pueden tener parrillas para hacer asados y en general son super seguros.

Como en Wanaka todos los holidays park estaban llenos, salimos de la ciudad y nos encontramos con un camping del estado. Lo primero que me llamó la atención es que no había nadie para recibirnos, el proceso de registro básicamente consistía en llenar un formulario básico con la información general de la estadía y poner el dinero de las noches correspondientes en un sobre y depositarlo en una especie de alcancía para sobres.

Esa noche nos quedamos ahí y a la mañana siguiente nos levantamos muy temprano para aprovechar el día y llegar pronto a Queenstown que era nuestro principal destino.

016

012

039.png

Salimos como a las 8 de la mañana al día siguiente rumbo al sur. Queenstown es una de las ciudades más turísticas de Nueva Zelanda y queda a 67km. De Wanaka.

Al llegar lo primero que hicimos en Queenstown fue buscar un lugar para dejar la Campervan, tomar desayuno, ducharnos y salir a explorar la ciudad.

Encontramos un lindo Holiday Park muy cerca del centro, así que nos instalamos y salimos a caminar.

Algunos amigos nos habían contado que Queenstown era parecido a lo que es Pucón en Chile, y la verdad es que tenían razón. Al ser la capital mundial de los deportes extremos, estar localizada al lado del lago Wakatipu y las montañas del sur, es una ciudad llena de todo tipo de actividades.

Puedes saltar en bungee, andar en jets de alta velocidad, hacer trekkings, cabalgatas, ski y snowboard en invierno, conocer los bares de hielo, relajarse en las termas y spa o recorrer la casa del terror. Sólo por decir algunas actividades. Además Queenstown se encuentra lleno de locales para todo tipo de gustos. Desde pizzerías, bares, cafés y restaurantes de todo el mundo, también está lleno de negocios, tiendas de retail, agencias de viaje, casino e incluso tiene un cine.

Queenstown también tiene una costanera muy bonita, donde se puede ir por un café, un helado y ver el lago o simplemente caminar. Durante la noche es super lindo porque realizan todo tipo de shows artísticos que son muy entretenidos. Puedes encontrarte a viajeros de todas partes del mundo y es super multicultural.

Antes de volver por la costa Este hacia el norte, decidimos quedarnos un par de días en Queenstown para aprovechar de ver y hacer algunas actividades. Lo primero que hicimos fue ir al Bob’s Peak a través del Skyline gondola. Una montaña a 450 metros de Queenstown, donde se puede ver la ciudad en 220°.

La vista era espectacular y además puedes disfrutar de un café o un almuerzo en el restaurant que tiene esa vista increíble. En el lugar también se encuentra el Luge Rides, que es una especie de circuito donde vas con un carrito bajando a través de un circuito, y luego vuelves a subir por unos andariveles. Es super entretenido y además tiene una vista increíble hacia el lago y las montañas.

Ese mismo día aprovechamos de ir al bar de hielo. Un bar al interior de un centro comercial que se encuentra recubierto completamente de hielo, a una temperatura que ronda los -7°C.

La entrada incluye 1 parka térmica, guantes y zapatos para soportar el frío, además exise otra entrada que viene con un trago a elección servido en un vaso hecho de hielo. La experiencia dura aproximadamente 20 minutos y luego todos deben que salir para que entre el siguiente grupo. Aunque se puede aguantar más tiempo, creo que 20 minutos es más que suficiente, ya que adentro está heladísimo! Como experiencia creo que vale totalmente la pena, especialmente si no lo haz hecho antes.

Un tip súper útil es comprar las entradas con anticipación por medio de GrabOne o Groupon NZ. En estas páginas encontrarás ofertas super buenas que valen la pena, porque Queenstown en general es bastante caro.

008.jpg

047

048.png

007.jpg

046.png

042.png

049.png

032.png

027.png

050.png

029

Para relajarnos un poco salimos a caminar por la ciudad, hacer algunas compras y a tomarnos un café en la costanera de la ciudad. También aprovechamos para tomar un tour en un Jet de alta velocidad, que recorre durante 1 hora 43 kilómetros río arriba, haciendo giros aleatóreos en 360°.  Una experiencia que sin duda recordarás por mucho tiempo, totalmente recomendable si no lo has hecho antes. El tour que nosotros hicimos lo tomamos con KJet. No es muy barato, pero es bastante recomendable si te gustan ese tipo de experiencias.

El resto de los días en Queenstown fue básicamente relajarnos, recorrer la ciudad caminando, tomar fotografías, ir al casino, cenar rico y prepararnos para comenzar a volver. Esta vez no por las montañas, si no que por el lado Este de la isla sur que es mucho más plano y seco.

Comenzamos el regreso a Christchurch, donde tomaríamos el vuelo de regreso a Wellington. A unos 60 kilómetros de Queenstown está la ciudad de Cromwell, allí pasamos a almorzar y a recorrer un poco la ciudad, que debo decir que a pesar de las frutas gigantes a su entrada, la ciudad no es ninguna maravilla la verdad. Con todo respeto.

La siguiente parada fue el lago Pukaki, que queda a 161 kilómetros de la ciudad de Cromwell. Un lago hermoso con aguas color turquesa y una vista increíble a los glaciares. Creo que es una parada casi obligatoria si pasan por ahí, no se van a arrepentir.

A 82 kilómetros de el lago Pukaki, se encuentra el lado Tekapo, muy conocido por sus flores en primavera, noches muy claras y la iglesia del buen pastor. Esa noche nos quedamos en un Holiday Park muy cerca de ahí y al día siguiente partimos rumbo a Christchurch. Queríamos llegar lo antes posible para poder alcanzar a tener 1 día para conocer Christchurch, la ciudad que quedó en el suelo para el terremoto de Nueva Zelanda en febrero del 2011.

011.jpg

030.png

051.png

052.png

007

033.png

036.png

035.png

037.png

021.png

038.png

010.jpg

Como llegamos temprano a Christchurch, aprovechamos el día para recorrer la ciudad y conocer qué es lo que quedaba de la ciudad que en febrero del 2011 fue azotada por el terremoto de Canterbury. Para mi sorpresa y luego de más de 6 años, la ciudad todavía se veía muy afectada por el terremoto. Muchos edificios y casas seguían en el suelo, y otros tantos se veían con un evidente daño. Incluso en la parte central de la ciudad montaron un market muy bonito con muchas tiendas y restaurantes, que llamaba mucho la atención por estar hecho completamente de containers de distintos colores.

Christchurch no está dentro de mis ciudades favoritas de Nueva Zelanda, sin embargo,  tiene un parque botánico gigante y precioso. Lleno de áreas verdes y espacios para pasar la tarde haciendo un picnic, tomando fotografías o simplemente leyendo un libro. Lo super recomiendo.

009

040.png

041.png

043.png

044.png

Y así llegó el final de nuestro roadtrip a la isla sur de Nueva Zelanda. 10 días increíbles donde vimos paisajes hermosos, conocimos a personas super lindas y amables.. y no sé, si te gusta la naturaleza, es un viaje que no puedes dejar de hacer si vas a Nueva Zelanda.

Personalmente ha sido uno de los mejores viajes que he hecho y lo disfruté un montón.

La experiencia de estar un poco a la vida, de sólo disfrutar de los paisajes, la carretera, la música y la gente es un recuerdo que nunca se olvida. La isla sur de Nueva Zelanda es maravillosa y cada paisaje es más lindo que el anterior, es literalmente sacado de una película y ahora entiendo porque El Señor de los Anillos y el Hobbit se filmaron aquí.

Espero que les haya gustado este post y las fotografías.

Si saben de alguien que esté pensando en hacer un Roadtrip por el sur de Nueva Zelanda, no duden en compartirles este post.

Que tengan una linda semana. Gracias por leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s